Psst...

Do you want to get language learning tips and resources every week or two? Join our mailing list to receive new ways to improve your language learning in your inbox!

Join the list

Spanish Script Request

Lesamis
Complete / 1301 Words
by p_sdv 0:00 - 08:52

(Música)
- ¿Y de qué quería hablarme tan privadamente?
- De la empresa, por supuesto.
- La escucho, por supuesto.
- Doña Marcela, la cité aquí porque ...
- A ver, primero vamos a aclarar algo: usted no me manda a citar ni me manda a dar órdenes. Usted podrá ser la presidente de esta empresa, pero le falta mucho, mucho, mucho para pasar por encima mio.
- Bueno, entonces por qué no asume usted la presidencia. Así nadie la va a mandar, va a poder hacer lo que quiera, y vamos a evitarnos estos enfrentamientos tan molestos.
- Aah... no me diga ¿Usted me está amenazando con que va a renunciar?
- No, simplemente le dejo el camino libre para que haga lo que quiera.
- Mire. Usted sabe perfectamente que no puede renunciar a esta empresa. Y si quiere mi cabeza ¿por qué no me lo dice claramente?.
- Lo que quiero es que me respeten. Si ustedes me llamaron aquí para que figurara como presidente de esta empresa para que no se desplomen pero me van a seguir tratando como siempre, se equivocaron. Yo no voy a permitir que me sigan humillando.
- Si usted exige respeto yo exijo lo mismo. Usted no puede llegar aquí con su familia y con sus amigos a imponer órdenes, a cambiar el reglamento de la noche a la mañana, a aceptar que sus amigas lleguen a la hora que se les de la gana, y que pasen por encima mio saltándose la disciplina, solo porque... ¿tienen a la presidente de amiga? ¡Eso yo no lo voy a permitir!
- Pues yo tampoco voy a permitir que echen a la calle como un perro a la señora Inesita, que lleva treinta años trabajando en esta empresa; ni a una mujer que acaba de tener una hija y que tiene dos más, y que lleva once años trabajando aquí. Ni a Sofía, que mantiene dos hijos porque se acaba de separar de su marido. Eso no lo voy a permitir tampoco.
- Mire... Usted no me tiene que enumerar todas esas historias porque yo las sé perfectamente. Pero esta empresa no va a admitir que ellas lleguen a la hora que quieran solo porque tienen dramas económicos.
- En eso estamos totalmente de acuerdo doña Marcela. Pero si usted entiende sus dramas, también debería entender que... que ellas no son ganado doña Marcela. Usted va a despedir a unas mujeres que están aquí desde antes que yo llegara y que le han entregado su vida a esta empresa.
- Mire Beatriz, es evidente que usted y yo no nos vamos a poner de acuerdo nunca... así que tenemos que darle una solución definitiva a esto.
- Tiene toda la razón doña Marcela, pero lo peor del caso es que ninguna de las dos se puede ir de aquí, nos comprometimos a quedarnos y tanto usted como yo estamos sometidas a grandes presiones. En el fondo usted no tiene ninguna intención de despedir a ninguna de ellas, porque usted siempre las ha defendido y ellas la ven a usted como una persona justa, que las comprende. Yo sé que lo que más le molestó es que estuvieran celebrando mi nombramiento y no que hubieran llegado tarde. Porque si fue porque llegaron tarde, también habría que despedir a su amiga Patricia Fernández, que llegó más tarde que ellas, como siempre.
- Aah... entonces ya veo. Entonces ... si salen las del cuartel sale Patricia, si Patricia se queda las del cuartel se quedan.
- No, no doña Marcela esa no es la idea. Yo creo que si vamos a seguir adelante no podemos entendernos de esta forma ni seguir manejando la empresa de esta manera. Gran parte de los roces que hemos tenido se deben a la falta de comunicación, de no hablar directamente. Usted me dijo cosas muy fuertes y desobligantes delante de todas las empleadas, y supongo lo que le habrá dicho a Patricia Fernández también. Pero yo creo que la versión que usted y yo tengamos de ellas no es la más confiable. Allá afuera se está librando una batalla campal y ya es suficientemente explosiva nuestra relación como para que no hablemos directamente.
- Claro... entonces que vamos a hacer con ellas ¿Vamos a olvidarlo? ¡Qué se quede así, que sigan llegando tarde!
- No, pero propongo que... las sancionemos. Pero que no las despidamos. Sugiero que se les quite un día de sueldo y que se les haga un llamado de atención con copia a la hoja de vida, advirtiéndoles que a la próxima falta serán despedidas.
- ¿A las del cuartel?
- Y a Patricia Fernández también. Doña Marcela, no podemos seguir patrocinando favoritismos ni amiguismos, como usted dijo la ley es la ley y es igual para todos, o si no vamos a seguir teniendo los mismos problemas.
- Ya que estamos hablando de Patricia Fernández ¿usted va a seguir con ella como secretaria de presidencia?
- Me gustaría mirar primero la situación de todas las secretarias.

- Dejen la bulla que están muy bajitos los decibles y no capto.
- Bueno, pero qué... ¿nos echaron o qué? ¿qué pasó?
- Pues estaban discutiendo. Pero después nos hicieron una canallada...hm.
- ¿Ah si? ¿Cuál?
- Es que... que bajaron el tono y perdí la señal.
- ¿Entonces? estamos en tangas (?) no sabemos nada.
- ¡Oigan! Ustedes que hacen ahí detrás de la puerta, chismosas. ¡Quítense de ahí o si no abro esa puerta y le digo a Marcela que están ahí de radares!
- Ay peliteñida déjese de ser chismosa a ver... váyase, váyase.
- Ay ya, ya, ya Sandra... déjese de pelear que ya tenemos la información que necesitamos, y no fue a ninguna de nosotras a la que echaron. Vamos.
- ¿Ah no? ¿Entonces a quién?
- Ay, no pues, peliteñida. Hoy estaban en la cuerda floja los seis puestos del cuartel y el suyo. Seis más uno, siete. Bueno... se salvaron seis puestos, así que tenemos que hacer una operación, vamos a ver si usted es capaz de hacerla ¿no?. De siete mujeres que se iban a quedar sin puesto, se salvaron seis ¿cuántas se quedaron sin puesto?
- Ay pues es muy sencillo Berta... siete menos seis, una.
- ¿Está segura?
- Claro que sí.
(risas)
- Pati entonces ¿usted sabe a quien echaron? ¿usted sabe que peliteñida se quedó sin trabajo?
(risas)
- ¡Desgraciadas! pues a mí no me pudieron echar, a mí no me pudieron echar... así que olvídenlo.
- Ay Patica tienes toda la razón, es que como Betty te quiere tanto, y tú eres tan especial con ella... pues como te va a echar. Es más, tú eres el ídolo de Betty.
- Oiga mamita, por qué no se compra un par de mediecitas pa' ir a pedir trabajo, por que así si acaso la reciben en una fundación de beneficencia.
(risas)
- Ay... no quiero ni pensar lo que hará aquella donde seamos nostras las despedidas y ella se quede.
- Aay... ¡No mija! pero por lo menos la atormentamos mientras termine la junta.

- Alo
- Patricia, por favor dígale a los ejecutivos que ya pueden pasar a la sala de juntas para empezar el comité.
- ¿Y a cuáles quiere que les llame, Betty?
- Pues al doctor Gutierrez, a don Hugo Lombardi, a Nicolás Mora y a los doctores Mario Calderón y Armando Mendoza.
- Sí, claro.
- ¿Le pasa algo Patricia?
- Qué cree que me puede estar pasando cuando ya usted decidió echarme, Betty.
- ¿Pero quién dijo eso?
- ¡Pues sus radares!
- Por favor Patricia, no quiero especulaciones... a su debido momento se les informará las decisiones que estamos tomando, pero por ahora cíteme a la gente ¿sí?
- Sí, doctora.

Comments

Leave a comment

Note: this form is not for making a transcription. If you would like to transcribe this Script Request, please click the [ TRANSCRIBE ] button.

Overview

To make a new Audio Request or Script Request, click on Make a Request at the top of the page.

To record or transcribe for users learning your language, click on Help Others at the top of the page.

Recording and transcribing for other users will earn you credits and also move your own Requests ahead in the queue. This will help you get your requests recorded and/or transcribed faster.

Sponsored Links